LA LLUVIA Y EL CARACOL

Los participantes hacen un corro. Dos de ellos asumen un rol especial: uno hace de lluvia y otro, a cuatro patas, de caracol. Ambos llevan los ojos vendados. El objetivo de la lluvia es pillar al caracol. Los participantes del corro no pueden hablar, pero sí ayudar a la lluvia a que cazar al caracol según la intensidad de palmadas que den:

 

-       Cuando la lluvia y el caracol se encuentren lejos, los niños darán palmadas  muy despacio y suaves.

-       Cuando se vayan acercando, darán palmadas cada vez más fuerte y rápido a medida que se aproximan.

 

De esta manera la lluvia sabe si se está acercando o alejando del caracol y viceversa. Se trabaja la discriminación auditiva (reconocimiento de ritmos e intensidades) y la propiocepción (al ir con los ojos vendados).

Cuando la lluvia haya pillado al caracol, pueden cambiarse el rol o salen dos nuevos participantes.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar