Los Motes

A cada participante se le entrrega un papel y se le explica a todo el grupo la dinámica:

Deben escribir un mote, cada uno para sí mismo. No puede ser uno que ya tengan, si no uno nuevo y que no sesa ofensivo (insultos o palabras malsonantes), aunque puede ser alguna parabra que a priori se considere ofensiva pero que en realidad no lo sea (como por ejemplo: "cuatro ojos" si es alguien que tiene gafas). El monitor puede poner un ejemplo para sí mismo para explicarlo, pero luego escribirá uno en un papel igual que el resto.

Cuando cada uno haya escrito su mote, sin decirlo en alto y sin que nadie lo lea, el monitor recoje los papeles. A continuación lee el primer papel y entre todos se comenta y se intenta adivinar quién lo ha podido escribir (seguramente pueda corresponder a varios). El monitor decide si quiere que el autor lo diga o se quede la incógnita. Se realizará lo mismo con cada papel.

Dependiendo de cómo discurra la dinámica, entre todos irán eligiendo motes para cada uno o se inventarán uno nuevo, de manera que al final cada participante tenga su propio mote con el que se sienta a gusto.

Para finalizar, el monitor además les explicará que los discapacitados auditivos para nombrar a alguien que conocen, en lugar de deletrearlo con el lenguaje de signos, tienen un gesto para esa persona como, por ejemplo, un gesto que describa una característica física (si es alguien que tiene pecas, el gesto podría ser señalarse varios puntos en la mejilla). De esta manera, también tendrán que elegir un gesto para cada uno, bien relacionado con el mote elegido previamente u otro que tenga que ver con otra característica de la persona.

Esta dinámica lo que pretende es restarle importancia a los motes que en determinadas edades pueden afectarles. Cada uno tendrá un mote y un gesto con el que se sienta bien y, a partir de entonces, pueden dirigirse entre sí con los que hayan elegido.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar