Y TÚ, ¿CÓMO TE SIENTES?

 La actividad que he planteado está pensada para desarrollarse en un grupo de aproximadamente 15 personas (necesario sea número impar) de EDADES entre 12 y 14 años.

 

El LUGAR donde se va a llevar a cabo la dinámica será las inmediaciones del campamento (alrededores de las instalaciones)

El objetivo, como ya se nos ha planteado, es el de cohesionar al grupo. Generar confianza y unión. Por ello he pensado que lo más eficaz sería iniciar desde lo  más íntimo con lo que contamos cada uno y que, a su vez es tan complicado de exteriorizar: Los sentimientos y las emociones.

 

Lo primero que tenemos que hacer es repartir a cada persona un folio y un bolígrafo. En el folio habrá escritas 14 palabras relacionadas con sentimientos y emociones:

 

MIEDO - PREOCUPACIÓN- IRA - TRISTEZA- CULPA- NERVIOS- ENVIDIA

 

CORAJE - AMOR– EMOCIÓN- EUFORIA- SEGURIDAD – ILUSIÓN-  LIBERTAD

 

 

La dinámica se basa en  el intercambio de sentimientos.. pero… ¿Cómo? Pues bien sencillo:

 

Uno de los quince chavales (a suertes, mediante algún juego previo) la ligará y se tapará lo ojos. Los demás chavales se esparcirán de manera individual por las inmediaciones del campamento. Cuando esté cada uno esparcido, cuidando que el que la liga no les vea, comenzará el juego. Al que la liga se le destaparán los ojos.

 Cada chaval tendrá que encontrar a otro sin que el que la liga lo vea sólo. Cuando encuentre a otra persona, se formará una pareja. Cuando se forme una pareja:

 

a)      Tendrán que darse la mano

b)      El que la liga puede coger a ninguno de los dos.

c)       Np pueden moverse del sitio en que se han encontrado.

d)      El sitio tendrá que estar a una distancia considerable que cualquier otra pareja que se forme.

 

La pareja deberá realizar un INTERCAMBIO DE SENTIMIENTOS O EMOCIONES de la siguiente manera:

 

Miguel le da el sentimiento  “Miedo” a Marta, por un motivo concreto (“Te doy el miedo que sentí ayer por la noche cuando tuve una pesadilla en la que…”).

Marta tendrá que apuntar tanto el sentimiento o emoción que le dan, la persona que se lo da y por qué.

Miguel tachará el sentimiento del que se ha desprendido.

Marta tendrá que responderle aportando un sentimiento o emoción a Miguel de la columna contraria a la que pertenecía el sentimiento aportado por Miguel, tratando de responder a lo que le ha generado el sentimiento o emoción de la cual se ha desprendido (“Te doy el coraje que tuve cuando me tiré desde un trampolín…”, Miedo y coraje serían contrapuestos).

 

Cuando terminen este procedimiento deberán separarse para volver a realizar la operación con otra persona. Si en ese momento el que la liga está cerca acechando, éste podrá darle la mano a uno de ellos (en el momento que se separen), a Miguel por ejemplo, y formar una pareja.

 

De esta manera, ahora quedaría libre Marta, que sería la que la ligaría. Miguel y el que la liga deberán hacer intercambio de sentimientos (quién, qué y por qué), y apuntarlo todo en la hoja, tachando lo que aporten.

 

Marta tendría que estar pendiente de las parejas que, tras intercambiar sentimientos, se separen para quedarse con uno de los miembros de la pareja y hacer que otro la ligue.

 

El ganador del juego será el primero que se deshaga de todos los sentimientos y obtenga uno de cada miembro del grupo.

 

Tras conocer el ganador del juego, habrá una puesta en común de sentimientos, emociones, anécdotas en las que reinaron sentimientos a flor de piel. De esta manera sacarán de muy dentro lo que de verdad son, o al menos lo intentarán. Un “yo” que cuesta mucho, de no ser mediante juegos, sacarlo a esas edades.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¡Para cualquier duda!

whatsapp

654 720 607