Miradas cercanas
La actividad consiste en sentarse una persona en frente de la otra,de manera que estén cómodos y relajados, y mirándose a los ojos.
Entre las personas tiene que haber cierta distancia, para que haya margen de acercamiento o alejamiento. 
En esta actividad no se puede hablar en ningún momento con el compañero de enfrente ni con nadie de nuestro alrededor, únicamente se puede mirar a los ojos. 
Se puede poner música de ambiente.
Entonces cuando a través de esas miradas, una de las personas percibe algo, sea lo que sea, la persona cierra los ojos e interioriza lo que le ha llegado de la otra persona.
Y ahora tiene 3 opciones, que depende de lo que le ha hecho sentir su compañero: 
Si lo que ha sentido es algo bueno, que le ha hecho sentir bien, le ha agradado y se ha sentido cómodo, si le apetece puede acercarse un poco a esa persona. 
Si lo que le ha llegado no ha sido nada que le lleve a sentarse más cerca de la otra persona, puede quedarse donde estaba.
Si se ha sentido incomodo, o no le ha transmitido algo bueno, y siente que se tiene que alejar, se aleja.
 
De la misma manera, la otra persona, que ve y percibe un movimiento hacia ella puede reaccionar, le mira a los ojos, interioriza cerrándolos, y se mueve en función de como se siente. (Por ejemplo, si una de las personas se acerca, y eso a la otra persona le agobia, esta puede alejarse) 
Si se acercan demasiado, pueden llegar a darse las manos, un abrazo o lo que les surja y sientan.
 
Esta actividad está enfocada para gente que no se conoce demasiado, porque si es con personas que ya se conocen, es más fácil el estar mirándose a los ojos, y el acercarse etc. Sería adecuada para un tercer día de campamento, más o menos, para aquellos niños del grupo que todavía no han hablado lo suficiente o no se han parado a conocerse. No tendría demasiado sentido si son dos personas que ya son amigos. 
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar