El juego de la pared

Desarrollo:

Organización: Dos grupos (uno de capturados y otros los que capturan). Los equipos se intercambiaban

Realización: Era un juego practicado con bastante frecuencia ya que permitía intervenir a un gran número de participantes. Se jugaba en campo abierto y, previa la división en dos grandes equipos, cada uno se asignaba su ·”casa”, esto es, un espacio, generalmente junto a una pared o varios árboles, en los que el jugador no podía ser apresado por sus contrarios, pues el lance consistía en perseguir a toda velocidad a un contrario hasta tocarle, lo que bastaba para que se entregase y se le condujese a la “casa”. Para que la persecución y captura valieran el perseguidor debía tocar la pared de la “casa”. El preso, para ser liberado por los suyos, debía tener una mano en la pared  y, si los presos eran varios, debían formar una cadena con sus brazos. Si la cadena se rompía la liberación se anulaba.

Era un juego muy animado y se solía regir por un árbitro, generalmente uno de los profesores. De la “casa” se salía al campo para perseguir y para liberar a los presos. Había que estar muy atento. Como capturar a todos los contrarios no eran fácil, ganaba el equipo que más prisioneros había hecho.

 

Reglas y observaciones: Los que pillaban debían capturar primero a los que más corrían para evitar que ayudaran a los compañeros.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¡Para cualquier duda!

whatsapp

654 720 607