Las Lanzas Sagradas
Tareas previas:
Se les cuenta la siguiente historia:
En el siglo XII, el pueblo celta llegó al valle de Sotoscueva. Allí fundaron una hermosa ciudad llamada Butrera. El mayor tesoro que el pueblo celta poseía eran seis lanzas bellísimas, de un enorme valor artístico y religioso. Los celtas estaban convencidos de que todos los bienes que pudieran conseguir con su trabajo se debían al extraño influjo de las lanzas. 
Cuando ya empezaban a organizar su vida en aquel valle, un grupo de celtas obcecados y egoístas decidieron independizarse y marchar a conquistar nuevas tierras. Para ello exigieron que se les entregaran tres de las seis lanzas. Cuando, de común acuerdo, las consiguieron, partieron hacia el Este y conquistaron el valle de Valdivielso. Allí comenzaron una nueva vida, pero exigieron que la anterior tribu asentada en Butrera les dieran las otras tres lanzas.
La negativa fue rotunda y los jefes de la tribu de Valdivielso lanzaron al pueblo a una sangrienta guerra para arrebatar las lanzas a sus hermanos de Butrera. Las dos tribus juraron que la guerra no terminaría hasta que no quedara ni un celta con vida o una de las dos tribus hubiera conseguido las seis lanzas.
 
Desarrollo:
Se organizaran dos equipos suficientemente igualados. Cada equipo será una tribu celta y deberá montar un campamento a su gusto, pero distante del otro unos 100 metros aproximadamente. En cada campamento deberá haber un círculo bien delimitado: en él no podrán entrar más que los enemigos. En el interior de dicho círculo, que conviene que esté bien vigilado, se colocarán las tres lanzas. En función del tiempo disponible para el juego, se puede invertir más tiempo en el decorado e instalación del campamento, así como en el propio atuendo de las tribus, gritos de guerra, etc.
A una señal dada se comenzará la batalla. Se trata de arrebatar las lanzas al equipo contrario y llevarlas hasta el campamento propio. Los miembros de una tribu luchan contra la tribu contraria.
¿Cómo hacen la lucha? Cuando un miembro de una tribu descubre a un enemigo puede luchar contra él si le toca. Cuando uno es tocado por un enemigo tiene la obligación de luchar. Cada jugador llevará en la espalda sujeto (no atado) al pantalón un pañuelo colgando. La lucha consiste en quitar al enemigo el pañuelo que lleva.
Normas a tener en cuenta:
- Antes de entablar una lucha hay que retar al enemigo tocándole y dándole tiempo para que se disponga al combate.
- Las lanzas sólo pueden ser robadas de una en una. Ningún jugador puede llevarse más de una lanza.
- Si un jugador entre en el círculo sagrado del equipo enemigo no puede ser tocado, porque los propietarios no pueden entrar en su propio círculo. Ese es un lugar dónde uno puede sentirse protegido, pero al salir sí podrá ser tocado.
- Si un jugador corre con una lanza y es tocado por un enemigo, la lanza deberá ser dejada en el suelo y los dos jugadores deberán luchar. El que gana se lleva la lanza.
- Puede ponerse en un lugar visible un hechicero que vuelva a conceder la vida a un jugador eliminado (aquel que pierde la batalla). Para eso el hechicero impondrá una prueba al jugador. Cuando éste la haga podrá volver a lugar.
Importa mucho una buena distribución por el campo, salir a la batalla organizados y que el hechicero sea buena persona y ponga pruebas fáciles para restablecer la vida. 
Y al final, no olvidarse de fumar la pipa de la paz.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¡Para cualquier duda!

whatsapp

654 720 607